Peligros de los punteros láser. últimas investigaciones

Curiosidades Láser, Formación, Noticias Comentarios desactivados en Peligros de los punteros láser. últimas investigaciones

Siempre se dijo que los punteros láser podrían provocar daños irreversibles en los ojos, y esta creencia ha sido confirmada por un grupo de oftalmólogos británicos a través de una investigación publicada en la revista Eye.

En Reino Unido se han documentado hasta unos 150 casos de problemas visuales ocasionados por estos dispositivos vendidos como juguetes. El estudio usó el caso de cinco niños que habían sufrido quemaduras en la mácula tras ser apuntados directamente con punteros láser, informa Hipertextual.

La mácula es la más afectada, es una zona situada en el centro de la retina que sirve “para ver con claridad los detalles de objetos”, como explica la Asociación de Oftalmología de Estados Unidos, quienes han llegado a pedir a las familias estadounidenses que no compren estos ‘juguetes’ a los menores para evitar males mayores.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió una alerta sobre estos ‘juguetes’ y sus efectos muy negativos sobre la piel y principalmente los ojos.

Dan Hewett, del Centro para Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA, informa que existen en el mercado punteros láser clase 1, el nivel más bajo de productos regulados, los de clase 2 que no causan daño siempre que se cierre los ojos a tiempo y voluntariamente, y los de clase 3 que dañan la vista incluso si se cierran los ojos a tiempo, pues ya habrían recibido una cantidad de luz sobre el umbral de seguridad.

El problema radica en que la mayoría de personas no conocen los niveles mencionados, este tipo de dispositivos son fáciles de conseguir por bajo costo y generalmente no muestran las indicaciones necesarias.

El terror de los pilotos.

Es como si se encendieran de repente varios focos en una habitación que está totalmente a oscuras. Te quedas deslumbrado, sin visión durante varios segundos”. Es lo que manifiestan los pilotos de aviones comerciales al narrar la experiencia vivida cuando han sido víctimas de ataques con punteros láser en las maniobras de despegue y aterrizaje. El fogonazo de luz que entra en la cabina de la aeronave y sale de un puntero, sólo un poco más grande que un bolígrafo, ha abortado más de una maniobra de aterrizaje y puesto en peligro la vida de los pasajeros de los aparatos. Y no se trata de una anécdota. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) contabilizó en el 2013,  un total de 634 incidentes ocurridos en aeropuertos españoles causados por punteros láser. O lo que es lo mismo, cada día se registran casi dos incidentes en maniobras de despegue o aterrizaje.

La situación preocupa, y mucho, al sector aéreo, que ha visto cómo estos ataques con unos punteros, cada vez más potentes, que cualquiera puede comprar sin ningún control por internet, han aumentado en los aeropuertos españoles un 428% en tan sólo cuatro años. El problema es especialmente grave en el aeropuerto de Palma, con 127 incidentes registrados en el 2013. Málaga (90), Barcelona (68), Madrid (55) y Valencia (52) ocupan los siguientes puestos en la lista.

Conocidas estas cifras y escuchadas las versiones de los pilotos que han vivido la experiencia y no esconden que un simple puntero láser podría derribar el más moderno de los aviones, queda justificada la propuesta del Ministerio del Interior de castigar como falta muy grave “la proyección de dispositivos luminosos sobre medios de transporte que puedan provocar accidentes”. Esas acciones, como recoge el anteproyecto de ley orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, se quieren castigar con multas que van de los 30.000 a los 600.000 euros. La misma sanción prevista -lo que da fe de la preocupación de Interior por el espectacular aumento de ataques con punteros láser a aviones comerciales- para “la fabricación, reparación, almacenamiento, circulación, comercio, adquisición, enajenación, tenencia o utilización de armas prohibidas o explosivos no catalogados”.

Diferentes estudios revelan que el 96% de los ataques con láser a aviones comerciales se comete en las fases más críticas del vuelo. Y la mayoría de esos fogonazos que deslumbran a los pilotos ocurre durante la maniobra de aterrizaje, cuando el aparato está a punto de tomar tierra. Los autores de esos ataques suelen esperar a tener el aparato lo más cerca posible para apuntar a la cabina y proyectar el haz de luz.

En la documentación manejada por pilotos y profesionales del sector aéreo constan incidentes causados con punteros con una potencia superior a los 500 milivatios, dispositivos que hoy en día pueden comprarse por poco dinero en internet y capaces de proyectar una luz a una distancia de varios kilómetros.

Pilotos que han pasado por  esas experiencias consideran que el puntero láser puede resultar tan letal como cualquier otra arma o artefacto capaz de poner en riesgo a la tripulación y los pasajeros de un avión. De ahí que desde la mayoría de los sindicatos de pilotos se reclame, ante el aumento de estos incidentes, un mayor castigo para quienes los causan y un control más exhaustivo por parte de las autoridades en la comercialización de esos dispositivos luminosos.

A estas peticiones se suma Santiago Abengoechea, un oftalmólogo de la unidad de vitri-retina del Centro de Oftalmología Barraquer de Barcelona. El doctor Abengoechea muestra su preocupación por la entrada, en el mercado catalán y español, de punteros láser con potencias que van de los 6.000 a los 10.000 milivatios, cuando según este oftalmólogo un dispositivo de sólo cinco milivatios puede ya causar graves lesiones en la vista si se hace un uso incorrecto de él.

En Centro Barraquer atendieron, a finales del pasado año, a una paciente que perdió el 60% de la visión de ambos ojos por culpa de uno de esos punteros. Lo adquirieron en China y al encenderlo en el comedor de su casa el haz de luz le quemó en cuestión de segundos, recuerda Abengoechea, diferentes partes de la retina. Fue un sólo fogonazo y no por la luz directa del láser, sino por un haz proyectado en un espejo. Este oftalmólogo alerta de que un rayo proyectado de un puntero de 500 milivatios puede causar graves lesiones en la vista.

El Departament d’Indústria i Consum recuerda que estos punteros láser en ningún caso se pueden vender como juguetes ni en secciones con productos destinados a menores. En los casos de los punteros más potentes, el fabricante debe hacer constar en el envoltorio los peligros que esos dispositivos pueden entrañar si no se hace de ellos (se utilizan mucho en astronomía) un uso profesional. Hay control, por lo tanto, en los puntos tradicionales de venta, pero en España no se pone ningún límite -como sí ocurre en otros países de Europa y Estados Unidos- a la potencia de los aparatos.

Aunque el auge del gran mercado de los punteros láser no parece estar en las tiendas convencionales. Basta conectarse unos minutos a internet para comprobar que hay un variado y extenso mercado de páginas que ofrecen punteros a precio de ganga y con potencias que en opinión del oftalmólogo Santiago Beangoechea jamás deberían llegar a manos de una persona sin conocimientos sobre los graves peligros escondidos en unos aparatos que, a primera vista, pueden parecer inofensivos.

Pero lo más grave es que algunas de las páginas virtuales que venden esos punteros destacan, como sus principales propiedades, que el haz de luz que proyectan es capaz de quemar botellas de plástico, encender cerillas, atravesar superficies de cartón o reventar globos. “Si ese láser se proyecta sobre los ojos de una persona, le puede quemar la retina de un solo fogonazo desde una distancia de varios metros con los punteros de mayor potencia”, advierte este médico.

El problema con estos dispositivos ha aumentado por la entrada en el mercado, los últimos meses, de punteros cada vez más potentes. En internet se pueden comprar ya aparatos que envían el haz de luz a casi cincuenta kilómetros. En estos casos, el láser puede quemar una retina sólo por un rebote.

Estos son algunos de los muchos peligros reales de los punteros láser, también son usados para esquivar persecuciones de helicópteros.

Author

base

www.corteporlaser.net

Back to Top